Vivir en un barco con María Cortes Astudillo

¡Hola!

¿Cómo ha ido el finde? Nosotros cargadito de emociones, y con ganas de repetir pronto. Y el post de hoy tenía muchas ganas de publicarlo.
Hoy os quería contar una historia muy especial. ¿Os apetece que os la cuente? Seguro que sí, porque a mi también me emocionó.

María Ingeniera Industrial y madre de 3 niños, decidió embarcarse con su marido Pierre en la aventura de su vida con su velero Soledad. Pero mejor hablamos con ella para que nos lo cuente todo. Allá vamos.



Más info: Agile 4 life. Facebook. Twitter. Instagram.


¿Qué tal todo? Empezamos por el principio, ¿cómo se os ocurrió empezar con esta genial aventura de Agile 4 Life? ¿Puedes explicarnos un poco en que consiste?

A Pierre mi marido siempre le han gustado los barcos, cuando nos casamos me llevaba de paseo por los puertos y alguna que otra vez me propuso comprar un velerito. Yo tradicional como era, le respondía que antes de comprarnos un velerito mejor nos comprábamos una casa con jardín.
Hace 5 años, estábamos de vacaciones en la playa, en Córcega con los 3 niños, vimos una familia española bajando en una zodiac de un catamaran, hablamos 5 minutos con ellos. Cuando se fueron le dije a mi marido que quería hacer lo mismo. Me inspiraron y a Pierre creo que lo hice el hombre más feliz del mundo.
Al mismo tiempo que preparamos el viaje, en los últimos 5 años, las metodologías de gestión ágil se convirtieron en mi pasión. Antes de partir, decidimos hacer un blog y se nos ocurrió combinar todas nuestras pasiones, familia, viaje, agilidad y navegar.



¿Porqué decidisteis usar este medio de transporte? Le llamáis Soledad, ¿la consideráis una hija más de la familia?

Decidimos empezar a prepararnos poco a poco para poder tomarnos un año sabático cuando pudiéramos.
No nos planteamos viajar de otra manera que en barco. Las prioridades eran que yo aprendiera a navegar y encontrar un barco con el que partir. Así que hice algunos cursos de vela y compramos un barco llamado “Soledad”, no hemos cambiado el nombre.
“Soledad” es más bien la amante de mi marido. No te imaginas como la cuida, y los regalos que le hace.

Siguiendo un poco vuestra ruta empezasteis en Marsella, Cannes, Niza, después a Génova, Córcega, Cerdeña, Nápoles, Pompeya, Sicilia, Malta, Islas Baleares, Almería, Estepona, Gibraltar, Cádiz, Sevilla, Algarve, Marruecos, Rabat, Islas Canarias ...
¿Cómo empezó el cuaderno de bitácora y cuáles son vuestros siguientes destinos?

Tardamos 5 años entre el momento en que decidimos que queríamos tomarnos un año sabático para navegar en familia y el momento que partimos. Nuestras primeras singladuras fueron en Córcega, el primer año hacíamos singladuras cortas, yo fui aprendiendo poco a poco, y hasta un año antes de partir no había hecho ninguna travesía. Actualmente estamos en Madeira, volvemos al Mediterráneo para pasar el verano y nos gustaría llegar hasta Grecia.



Me gustaría que nos contarais cómo es un día en vuestro barco, cuando estáis en tierra y en alta mar. ¿Cómo os organizáis los cinco para que todo fluya?

Tenemos diferentes tipos de días:
Día navegando en travesía: Normalmente, en travesías nos tomamos las cosas con calma, especialmente con los niños, Pierre y yo hacemos guardias por la noche, 6 horas cada uno en turnos de 2 y 4 horas, así durante el día no nos complicamos mucho. Pasamos tiempo observando el mar, delfines, pájaros con los niños, leemos, dormimos … los niños ven 2 películas al día. Comemos cosas simples de cocinar.

Día fondeado: Cuando estamos fondeados disfrutamos para bañarnos, ir a la playa y si es entre semana hacemos colegio. También hacemos cosas fáciles y simples para las comidas.

Día en un puerto: Cuando estamos en un puerto aprovechamos para hacer muchas cosas, hacemos las compras, solemos lavar la ropa y visitamos la ciudad. Suelen ser días non-stop, menos mal que luego tenemos días de fondeo para descansar.
Pierre es el capitán, prepara la singladuras y se ocupa de todo el mantenimiento que tiene Soledad, que no es poco. Yo lo ayudo y me ocupo del resto y sobre todo de la preparación del colegio donde Pierre cuando puede me echa una mano.

Tenemos organizadas las tareas de la casa, los niños nos ayudan mucho, como nosotros cada uno tiene su propia responsabilidad, desayuno, comida, cena, compras … también colaboran activamente en las maniobras cuando navegamos y es posible.
Descubrí hace poco la disciplina positiva, me gusta tanto que me estoy haciendo facilitadora. Si hay algo que molesta a algún miembro de la familia intentamos hablarlo en nuestra reunión familiar, entre todos buscamos una solución, la aplicamos y la volvemos a comentar en la reunión de la semana siguiente.
Poco a poco todos vamos mejorando y aprendiendo de nuestros errores.



¿Qué os está aportando vivir en Soledad, vuestro velero, tanto a ti y a Pierre, como a niños? Por cierto, ¿cómo lo hacéis para que los chicos sigan el aprendizaje día a día? Me gustaría que nos dijeras cuáles serían los pros y los contras de esta aventura. ¿Qué echáis en falta en vuestra Soledad?

Desde mi punto de vista lo que más nos está aportando es pasar tiempo en familia, poder transmitirle a nuestros hijos nuestros propios valores y conocerlos mejor.
También estamos creciendo todos mucho como personas, nos tenemos que adaptar a los cambios con facilidad y tomarnos las cosas de una manera positiva, no siempre las cosas son como nos gustarían.

Ahora llevamos 3 días fondeados con mucho viento en los que apenas nos bajamos del barco. Aprovechamos para descansar y avanzar con las tareas escolares.
Nosotros nos encargamos de la formación escolar de los niños.
En Francia, donde están escolarizados los niños, el colegio no es obligatorio, pero la formación sí lo es.
Nos hemos comprometido con la inspección académica en hacernos cargo de la educación de los niños, viajando y conociendo nuevos lugares y personas aprenden muchísimo.

La disciplina positiva también nos está enseñando a conocer y gestionar nuestra propias emociones.
En algunos momentos hecho de menos tener algún ratito para mí sola o para poder hablar tranquilamente con Pierre.

¿Crees que todos deberíamos realizar una experiencia así a lo largo de nuestra vida, o no todo el mundo está preparado para esta aventura? ¿Qué preparación previa habéis necesitado?

Recomiendo este tipo de experiencia a todo el mundo.
No es necesario hacerla en barco, se puede hacer en auto-caravana, bicicleta o incluso andando.
Tampoco es necesario hacerlo durante un año. Se puede empezar con unas vacaciones de dos o tres semanas para ver como va la cosa y luego poco a poco ir preparándolo hasta que llegue el momento de poder hacerlo.

Nosotros tardamos 5 años en prepararnos, fueron sobre todo las situaciones profesionales y económicas las que no nos permitían zarpar.



Por cierto, supongo que conocéis experiencias similares que os han ayudado a decidiros antes de dar el salto al mar. Y ahora una vez en el mar habéis coincidido con otros navegantes durante vuestra aventura. ¿Con qué experiencias te quedas?

Cada persona que hemos conocido durante la preparación y durante el viaje nos ha aportado algo a todos, hemos aprendido muchísimo y disfrutado todavía más.

Me quedo con el invierno que hemos pasado en Las Palmas de Gran Canarias, donde hemos coincidido con un montón de aventureros preparando la travesía del Atlántico y con los Canarios que nos han enseñado la isla.

Los mejores momentos son cuando vemos a los niños jugar felices con otros niños que no hablan el mismo idioma y casi sin juegos o juguetes.

Supongo que mucha gente os hará también estas dos preguntas, ¿cuándo finalizará viaje? ¿cuál es vuestro siguiente destino?

En Septiembre hacemos una pausa, volvemos a nuestra casa para ver como podemos viajar, navegar y ganar dinero al mismo tiempo. Tenemos algunas ideas, pero con los niños todo el tiempo nos resulta complicado lanzarlas, así que paramos para coger fuerzas ;)

De Madeira vamos al sur de la Peninsula Ibérica para poder pasar unos días en Sevilla con mi familia antes de ir a Grecia.

Y no me quiero despedir sin antes dejarte con las clásicas cinco que primero te vengan a la cabeza. Y nada más, simplemente gracias por todo y me alegro muchísimo poder haber contado una historia de alguien que conocí hace ya 18 años de Erasmus en Lyon.

Un libro y un cómic:
Libro: Búscame donde nacen los dragos
Cómic: Un autre regard de la bloger Emma

Un viaje y un lugar de trabajo:
Nuestra aventura con Soledad y trabajar en Soledad.

Una película y una serie:
Película: Love Story
Serie: The IT Crowd

Una comida y una bebida:
Queso y buen vino tinto

Un sueño y una pesadilla:
Sueño: seguir viajando
Pesadilla: uff, ninguna, que seguro que da mala suerte compartirla...

Gracias a ti por haber contado con nosotros, nos encanta. Te recomiendo que hagas un viaje así cuando los niños sean más mayores. Ya verás lo enriquecedor que es.



Y eso es todo por hoy. Sed felices y ya lo sabéis como dice María a seguir viajando.

2 comentarios :

  1. Uau, quina aventura, suposo que tot és proposar-s'ho. Jo viatjant potser sí que ho podria arribar a fer. En barco segur que no...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @irene,
      A mi em va emocionar moltíssim, crec que és una experiència que hauriem de fer tots, d'alguna manera o altra. Abraçades!

      Eliminar