Hablando con plantas, mis amigas las orquídeas

¡Hola!

Supongo que este título es un poco raro pero mejor os cuento un poco más por aquí okis?

No soy muy de animalitos lo sé, mi hermana por ejemplo es de gatos, pero yo soy más de de plantas y piedras. Así que hoy voy a hablar de las plantas, más concretamente con las orquídeas, mi buenas amigas las orquídeas.

Mi pasión empezó hace justo 10 años, que empezaron a regalarme orquídeas y yo también a comprarme. Se vinieron a vivirse conmigo y desde entonces siempre hay orquídeas en casa.



Quizá para algunos sea una tontería pero para mi cada flor es un regalo, ver como a partir una yema nace la flor es alucinante y eso que he visto muchas flores, pero me sigo emocionando cuando veo que va a salir una nueva flor.

A continuación os quiero contar cómo hago lo de podar las orquídeas por si a alguien más le puede resultar útil.
Por cierto os hablo siempre de la variedad Phalaenopsis, cuya flor es similar a las alas de una mariposa.

Partimos de la maceta siempre transparente para que las raíces tengan siempre luz. No sé si lo sabéis, pero originalmente las orquídeas estaban en los troncos de los árboles y no permanecen en único sitio van moviéndose, de manera muy lenta pero por eso las raíces externas e internas.

A finales de septiembre les limpio las raíces, las podo y las dejo fuertes para el año siguiente y sobre principios de enero de nuevo a sacar tallos y después flores.









Y una vez limpias, las regamos y las dejamos en una zona de la casa que les de el sol pero sin quemarlas y donde podamos regarlas, mínimo una vez por semana.
Os cuento, mi forma de regarlas es bien sencilla, las pongo en el fregadero y las riego con abundante agua, hasta que estén completamente secas, quizá pueden estar un par de horas para que se sequen por completo. Tampoco las dejo encharcadas he oído, ya que creo que así les va mucho mejor. Y el agua que utilizo es agua que no viene directamente del grifo, pongo agua en una garrafa y la dejo reposar varios días sin tapón para que no sea directa del grifo. Eso ya lo hacía mi madre, así que le he copiado la idea.

Y a partir de ese momento a esperar que llegue el tallo y después la flor, como se puede apreciar en la siguiente foto y ya las flores. Yo les ayudo con un palito para que los tallos puedan seguir subiendo, y dando flores, es un regalo genial.





De esta variedad orquídea Phalaenopsis hay unas 60 especies distintas así que te puedes cansar de encontrar flores con sus tamaños, colores y diferencias.



Durante este periodo también he tenido algún que otro regalo, por ejemplo cuando aparecieron estas micro setas en el corcho de la orquídea, estuve buscando y parece que el corcho que usaba tenía esporas y de ahí que salieran. Duró poco tiempo pero ha gustado recordarlo.



Y eso es todo por hoy. Sed felices y disfrutad de los buenos momentos que nos da la vida, por ejemplo el de observar cómo crece una orquídea, no os parece?

0 comentarios :

Publicar un comentario